Principios de acústica

Sin importar cuanto se gasta en instrumentos, amplificadores, bocinas y equipo de grabación, aun así, debe prestarle atención a la acústica del espacio donde va a utilizar ese equipo. El tratamiento de un estudio casero es complicado debido a los tamaños reducidos de las habitaciones, el costo de los materiales de construcción y el presupuesto limitado de un dueño. Es muy difícil conseguir un sonido de estudio profesional de un espacio que fue construido como una habitación, principalmente debido a las leyes de la física, pero también porque los estudios profesionales gastan grandes cantidades de dinero en el diseño acústico de su espacio. Sin embargo, si usted puede determinar sus necesidades, podría conseguir que la habitación tenga una acústica apropiada con solo un poco de dinero, una adecuada planificación, y un poco de conocimiento.

Conceptos acústicos:
Primero que todo, debemos aclarar que no se debe confundir el acondicionamiento acústico con la insonorización: La acústica es el comportamiento del sonido dentro de la habitación, mientras que la insonorización es la entrada o salida de sonido desde el cuarto. En otras palabras, la acústica es interna y la insonorización es externa.
Una vez que se determina si las necesidades son internas o externas, se debe entender un poco de la física detrás de las ondas sonoras:

Debido a que los sentidos del ser humano son análogos en muchas maneras, manejamos la idea equivocada de que el sonido funciona similar a las ondas de luz, dándonos la impresión de que lo único que debemos hacer es “iluminar” el espacio con sonido. Desafortunadamente, esta analogía esta errada dadas las leyes de la física involucradas.
Las ondas que percibimos como nivel de luz se incrementan sin producir una distorsión visual perceptible. En contraste, múltiples ondas de sonido proyectadas a un mismo lugar dentro de una habitación pueden interferir negativamente con la otra, y hasta pueden cancelarse a no ser que la acústica de la habitación y/o el equipo de sonido estén diseñados específicamente para que esto no ocurra.

Esta interferencia puede modificar o eliminar partes importantes del espectro auditivo lo que puede dar como resultado una mala calidad de sonido en diferentes puntos del cuarto, y hasta pueden cambiar el tiempo de llegada del sonido. Todos estos factores hacen que la música suene fangosa y poco atractiva y que la palabra hablada sea ininteligible.

Las causas comunes de interferencia pueden incluir la interacción entre los puntos de reflexión y las bocinas, superficies sólidas y planas, áreas redondas o cóncavas incluyendo paredes parabólicas o domos, entre otras.
El tratamiento acústico puede incorporar soluciones de equipo, calibración y el uso de materiales acústicamente absorbentes para minimizar el rebote de frecuencias problemáticas.

Pasos a seguir para mejorar la acústica de un cuarto.

– Posicionamiento del equipo
Una de las piezas de mayor importancia en este rompecabezas es el posicionamiento de sus bocinas y el equipo de grabación. La posición del ingeniero, la simetría de la habitación, la falta de frecuencias graves en el centro del cuarto, el ángulo de inclinación de los parlantes y la reflexión sobre la superficie de su soporte son solo algunas de las cosas que se deben considerar al momento de decidir el posicionamiento del equipo.
Aquí le brindamos algunas sugerencias:

• Encuentre la posición de escucha óptima.

Comience por ubicar la pared corta para que sus parlantes lancen el sonido hacia la parte larga de la habitación. Esto le brindará una respuesta de graves más plana.

Esto también le dará más espacio entre la pared trasera y sus oídos. Si su pared trasera es reflectora, entonces debería estar a más de 4 metros de sus oídos. De lo contrario esta pared necesitará tratamiento acústico.

• La “regla” de 38%.
Más que una regla, es una buena guía creada por el diseñador de estudios profesionales, Wes Lachot. Define la posición teoréticamente óptima en un cuarto rectangular con insonorización adecuada y parlantes posicionados encima de un soporte especial.

No tiene que seguir la regla al 100% debido a que hay muchos otros factores que deben ser considerados, sin embargo, es un buen punto de inicio.

Calcule 38% de su habitación y ponga una marca en esa posición desde su pared frontal centrada entre las paredes laterales. Se recomienda que pruebe esta posición primero.

– Medición
Una vez ubicado su equipo, debe establecer las frecuencias problemáticas y los puntos de primera reflexión. Esto se puede lograr bajando un programa que, conjuntamente con un micrófono omni-direccional, y los parlantes de su equipo, captan las frecuencias a lo largo del espectro auditivo, y determina la reverberación de las mismas en el punto de referencia establecido.

Estos programas son económicos (y en algunos casos hasta gratuitos), y con un poco de lectura, o viendo videos de youtube, puede aprender rápidamente su uso.

El micrófono omni-direccional debe ser ubicado donde se sienta el ingeniero de sonido, a nivel de sus oídos para poder captar las ondas de sonido saliendo desde las bocinas del equipo. Sugerimos el Peavey PVR-2 ya que es económico y de excelente calidad.

– Puntos de primera reflexión
Las bocinas de un sistema de grabación emiten el sonido mediante ondas que son rebotadas a lo largo y ancho de la habitación.

El sonido que emite los parlantes se dispersa en todos los sentidos. Unas ondas llegan directamente hacia el oído del ingeniero (líneas verdes), mientras que otras ondas rebotan de las paredes (líneas rojas y azules), y llegan al punto de escucha en tiempos diferentes, creando una sensación de reverberación natural de la habitación. Muchas veces, cuando las frecuencias no son controladas, el ingeniero comienza a hacer ajustes a la ecualización de su grabación y elimina algunos efectos por considerarlos innecesarios, sin tomar en cuenta que lo que está escuchando es producto de la falta de atenuación acústica de ciertas frecuencias, y al momento de escuchar su mezcla en otros ambientes y parlantes, se percata que la mezcla no está bien realizada.

Debido a esto, uno debe intentar minimizar el rebote del sonido en los puntos de primera reflexión instalando un material acústico que absorba las frecuencias problemáticas.

En Distribuidora musical Alfaro, contamos con el “Ultimate Acustics Studio Bundle III”. Un paquete de espuma Acústica diseñado especialmente para atenuar el rebote de frecuencias en los puntos de primera reflexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *